Victorio Macho, el escultor

Su vida:

Don Victorio

Don Victorio

 

Victorio Macho nació en Palencia en 1887.

En 1897, se trasladó con su familia a Santander, en cuya Escuela de Artes y Oficios inició su formación artística.

En 1903, gracias a una beca concedida por la Diputación de Palencia, se instaló en Maqdrid para estudiar en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando.

La inauguración de su obra El sepulcro del doctor Llorente, en 1917, significó el reconocimiento del valor de su obra por parte de la crítica especializada.

En 1921, Victorio Macho dio a conocer sus obras en una exposición personal y antológica en el Museo de Arte Moderno de Madrid. La muestra, que obtuvo una gran acogida entre el público y la crítica, significó una auténtica revelación e inauguró una imparable carrera de éxitos.

En mayo de 1924 el escultor fue elegido para representar a España en la XIV Exposición Bienal de Venecia.

En 1925 participó en la primera Exposició de Artistas Ibéricos, considerada el punto de arranque de la vanguardia artístca española.

Entre 1927 y 1930 realizó su obra más gigantesca y tal vez la más popular: su monumental escultura del Sagrado Corazón de Jesús. La grandiosa estatua de Cristo-Rey de 21 metros de altura y 392 toneladas de peso, conocida como El Cristo del Otero, por su ubicación en el cerro palentino del mismo nombre.

En 1932, obtuvo un nuevo éxito de crítica y público por su participación en la Bienal Internacional de Venecia.

En 1937, por encargo del gobierno de la República, viajó a París para realizar allí una exposición de sus obras representando a España. El artista, partidario de la República, inició entonces un exilio voluntario que duraría quince años.

Residió en Colombia y Perú, países en los que reailzó espléndidos proyectos escultóricos y amplias exposiciones de sus obras.

En 1952, regresó a España y se instaló en Toledo. En estos años finales, Victorio Macho recibió importantes distinciones, tanto nacionales como extranjeras.

El 13 de julio de 1966, el insgne escultor falleció en su residencia de Roca Tarpeya (Toledo). Sus restos fueron inhumados en la ermita del Cristo del Otero de Palencia.

Su obra:


Vacuna para memoria USB InfoEduc@ Programa Orienta